Print

Alfonso Cano, héroe de Colombia
Par Miguel Urbano Rodrigues
Mondialisation.ca, 10 novembre 2011
10 novembre 2011
Url de l'article:
https://www.mondialisation.ca/alfonso-cano-h-roe-de-colombia/27585

Alfonso Cano, comandante-jefe de las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia, FARC, cayó combatiendo el día 4 de noviembre.

Alfonso Cano se batió por la liberación de Colombia durante más de cuatro décadas. De origen burgués, rompió con su clase social en la Universidad de Bogotá cuando estudiaba Antropología. Dirigente de la Juventud comunista conquistó allí el respeto de profesores y colegas por su talento, cultura y firmeza de carácter. Era un intelectual brillante que, cuando se adhirió a las FARC, tenía un conocimiento profundo de los  clásicos del marxismo y de la historia de su país.

Junto a Jacobo Arenas ha sido uno de los más creativos ideólogos de la organización revolucionaria. Por lo tanto, a la muerte de Manuel Marulanda su nominación como comandante-jefe, no sorprendió.

Como era de esperar, ahora llueven  sobre el presidente Juan Manuel Santos felicitaciones de los dirigentes de los países imperialistas. Ellos transforman el crimen en gran victoria de la democracia contra el terrorismo.

Los media del sistema ya elaboraron y divulgaron una  extensa lista de los «crímenes» cometidos por el  «terrorista» y «narcotraficante» muerto.

Omiten, obviamente, que Alfonso Cano fu el responsable del  proyecto que las FARC enviaron a la ONU y al gobierno colombiano en los años 90, proponiendo la erradicación, en un plazo de 10 años, de la cultura de la coca del municipio de Cartagena del Chairá, el mayor productor de la planta en el país. Esa experiencia piloto exigiría apenas el modesto financiamiento de 10 millones de dólares. La iniciativa fue, además, inmediatamente vetada por l gobierno de Bogotá, considerado por Washington modelo de democracia y su mejor aliado en América del Sur.

La oligarquía colombiana festejó, naturalmente con entusiasmo, la muerte del líder de las FARC. La organización guerrillera define el régimen, desde la presidencia de Uribe, como fascistoide. Y no exagera en el calificativo.

El Presidente Juan Manuel Santos, ministros y generales se dislocaron a Popayan, capital del Departamento del Cauca donde fue asesinado Cano, para ver su cadáver expuesto, condecorar a los matones y celebrar el crimen en ambiente de entusiasmo. Los militares aclararon  que en el campamento donde tuvo lugar el último combate fueron encontradas las computadoras del comandante y que su contenido  «será estudiado». La noticia luego recorrió el mundo. Todo indica que el gobierno, repitiendo el uso que hizo de las computadoras manipuladas del comandante Raúl Reyes, en breve hará públicas revelaciones sensacionalistas  sobre su descubrimiento. . .

La cabeza del  comandante Alfonso Cano, como la de otros miembros del Secretariado del Estado-mayor central   de las FARC tenía  precio, en este caso una recompensa de más  de un millón de dólares. Para Santos y  sus epígonos es incómodo reconocer que en la Operación «Odisea» – insulto al héroe griego de Homero – montada  para  abatir al  comandante de las FARC, participaron  2300 oficiales, sargentos y soldados, aviones Hércules y muchos  helicópteros.

A inicios de año el gobierno de Bogotá divulgó noticias según las cuales  Alfonso Cano se encontraba en el Oriente , próximo a la frontera de Venezuela. Eran falsas.

EL Secretariado de las FARC, en lo momento en que escribo aún no se ha pronunciado  sobre las circunstancias del crimen.

Pero el simple hecho de que las selvas del oriente del país disten cerca de 800 kilómetros del municipio de Suárez, en el Cauca, donde él murió después de dos  bombardeos masivos y un cerco montado por tropas especiales invita a la reflexión. Las dos cadenas de gigantes andinos de la Cordillera Oriental y de la Central separan esos frentes de combate.

Ignoro por dónde se movió Cano en los últimos meses. Las declaraciones al diario El Tiempo de los militares que lo mataron  no inspiran confianza.  Pero todas coinciden en un punto: Alfonso Cano cayó combatiendo!

La capacidad estratégica y la movilidad de los  guerrilleros de las FARC, cruzando montañas, ríos y selvas, en travesías que la Historia registró e inspiraron a poetas y novelistas solamente encuentran precedente en la saga de Bolívar por los Andes, durante la campaña de liberación  de Nueva Granada (la actual Colombia).

Alfonso Cano, como Jorge Briceño, Jacobo Arenas y Manuel Marulanda sobrevivirán por su ejemplo, como revolucionarios comunistas, que en vida conquistaron el  respeto de millones  de compatriotas. Muertos, sus nombres permanecerán en la historia como héroes  de América Latina.

Durísimos han sido los golpes recibidos en los  últimos años por la organización guerrillera más antigua del continente, que se bate hace más  de cuatro décadas por una Colombia democrática, libre, progresista, enfrentando un ejército de 300 000 hombres, armado y financiado por los Estados Unidos.

Pero la jerarquía de la  Iglesia católica e inclusive la oligarquía criolla son conscientes de que no hay solución militar al  trágico conflicto que llena de sangre  la nación.

La euforia de Juan Manuel Santos – protector de paramilitares asesinos – no consigue ocultar   su certeza de que el  combate de las FARC va a proseguir. Él mismo reconoce ya esa  evidencia. Los media oficiales evalúan en  10 000 el número actual de guerrilleros de las FARC.

¡En  Colombia la lucha de las FARC continua!

  

Vila Nova de Gaia, 5 de noviembre de 2011

Traducion de Marla Muñoz

Avis de non-responsabilité: Les opinions exprimées dans cet article n'engagent que le ou les auteurs. Le Centre de recherche sur la mondialisation se dégage de toute responsabilité concernant le contenu de cet article et ne sera pas tenu responsable pour des erreurs ou informations incorrectes ou inexactes.