El horror de las prisiones secretas iraquíes

En Iraq reina el miedo y el terror. Desde 2003 al menos 380.000 mujeres, hombres y niños han sido arrancados brutalmente de sus hogares para ser encerrados en centros de detención y de tortura. Según la ONU, 50.000 personas siguen estando actualmente detenidas por las fuerzas de ocupación y sus aliados en Iraq. Pero esta cifra podría ser infinitamente mayor en un contexto de creciente odio étnico en el que las prisiones secretas son legión y las humillaciones y torturas una institución.

Mohammed Al-Dainy, parlamentario de Bagdad, es de padre sunní y de madre chií, sin embargo, se niega a definirse de otra manera que no sea por su pertenencia a Iraq. El 30 de octubre vino a Ginebra con el periodista Ali Wajeeh de la cadena de TV Al-Sharquiyya [1], para decir que es urgente enviar a alguien para que investigue en las numerosas prisiones iraquíes secretas.

Al-Dainy ha podido establecer la existencia de 426 centros de detención secretos y reunir gran cantidad de documentos, algunos de los cuales filmados. Desde 2006 ha visitado trece prisiones secretas. Existen muchas más: las 27 prisiones reconocidas por el gobierno iraquí y las prisiones secretas administradas por las fuerzas del Pentágono.

Ha aportado atestados de actas de torturas y de violaciones que prueban ejecuciones extrajudiciales y también certificados de defunción de los presos muertos bajo las torturas.

«Quienes solicitan visitar las prisiones secretas de las que tienen conocimiento no pueden hacerlo sin autorización del gobierno», explica Al-Dainy. «Esto también da a las autoridades tiempo para poder desplazar a los detenidos antes de nuestra visita. Nos enfrentamos constantemente a este problema. Ésa es la razón de que apelemos a una autoridad internacional que impone sus propias condiciones».

A la pregunta de cómo Al-Dainy ha conseguido reunir documentos «ultra-confidenciales» y rodar dentro de las prisiones, responde que se beneficia de su «estatuto de parlamentario» y que era su deber acudir a esos lugares en cuanto supo que existían. A veces ha podido beneficiarse de la desorganización reinante para entrar en las prisiones y rodar.

«En algunas celdas hemos llegado a contar 200 personas; en otras hasta 700. Están mezclados mujeres, ancianos, niños y hombres», explicó. «De los trece centros que he visitado, tres estaban bajo administración mixta estadounidense e iraquí. Se trata de Al Dial, Al Karmiya y Sahat Al Usur».

El periodista Ali Wajeeh, director de informativos de [la cadena de televisión] Al-Sharquiyya, evocó, por su parte, el asesinato de cuatro colegas hace dos semanas. Los secuestraron, torturaron y ejecutaron cuando preparaban una serie de programas a partir de los documentos y vídeos proporcionados por Al-Dayni. Desde 2003 han sido asesinados en Iraq 461 periodistas. Más de otros mil han abandonado el país.

¿Quiénes son los asesinos? En Iraq hay actualmente 160.000 mercenarios que utilizan sus armas contra los civiles. «Vinieron a Iraq diciendo que iban a proteger los derechos humanos. Pero fue pero el remedio que la enfermedad. Y la ONU no dice nada de ello».

Al-Dainy ha confiado muchos documentos a la ONG árabe Al-Karama. «Habrá que hacer una selección entre todos estos documentos», comenta su responsable Rachid Al-Mesli. «Y a continuación habría que ir sobre el terreno para contrastar toda la información, verificar la veracidad de cada documento. Nosotros no tenemos capacidad para llevar a cabo esta misión. Por ello es absolutamente necesario instaurar un tribunal internacional, como pide Al-Dainy, y nombrar una comisión para hacer este trabajo».

Los dos testigos iraquíes han hecho un llamamiento a Naciones Unidas para que abra una investigación internacional sobre el asesinato de dos diputados, nombre un relator especial para Iraq y establezca un Tribunal Internacional que juzgue urgentemente los crímenes más graves.

Hemos escuchado su desgarrador testimonio con un sentimiento de horror.

Esta entrevista se realizó durante la conferencia de prensa celebrada en el Club Suizo de Prensa el jueves 30 de octubre de 2008.

[1] Invitado por la ONG ALKARAMA for Human Rights. Véase :

http://en.alkarama.org/index.php?option=com_content&task=view&id=150&Itemid=1  

Enlace con el texto en francés: http://www.mondialisation.ca/index.php?context=va&aid=10877

Traducido del francés por Beatriz Morales Bastos, Rebelión.  



Articles Par : Global Research

Avis de non-responsabilité : Les opinions exprimées dans cet article n'engagent que le ou les auteurs. Le Centre de recherche sur la mondialisation se dégage de toute responsabilité concernant le contenu de cet article et ne sera pas tenu responsable pour des erreurs ou informations incorrectes ou inexactes.

Le Centre de recherche sur la mondialisation (CRM) accorde la permission de reproduire la version intégrale ou des extraits d'articles du site Mondialisation.ca sur des sites de médias alternatifs. La source de l'article, l'adresse url ainsi qu'un hyperlien vers l'article original du CRM doivent être indiqués. Une note de droit d'auteur (copyright) doit également être indiquée.

Pour publier des articles de Mondialisation.ca en format papier ou autre, y compris les sites Internet commerciaux, contactez: [email protected]

Mondialisation.ca contient du matériel protégé par le droit d'auteur, dont le détenteur n'a pas toujours autorisé l’utilisation. Nous mettons ce matériel à la disposition de nos lecteurs en vertu du principe "d'utilisation équitable", dans le but d'améliorer la compréhension des enjeux politiques, économiques et sociaux. Tout le matériel mis en ligne sur ce site est à but non lucratif. Il est mis à la disposition de tous ceux qui s'y intéressent dans le but de faire de la recherche ainsi qu'à des fins éducatives. Si vous désirez utiliser du matériel protégé par le droit d'auteur pour des raisons autres que "l'utilisation équitable", vous devez demander la permission au détenteur du droit d'auteur.

Contact média: [email protected]