¿Estados Unidos contra Chimérica?

El respaldo electoral al nuevo presidente de los Estados Unidos supone, de entrada, un desahogo social -los votos de la ira- para los damnificados por la actual globalización en aquel importante país.

Ya hace veinte años el analista y ensayista J. Rifkin relató cómo se dibujaban dos Américas. Ciudades con alta tecnología que prosperan en el nuevo entramado económico global, mientras otras áreas del mismo estado perdían sus fundiciones y plantas textiles. Estos serían los que defienden un reforzado nacionalismo norteamericano, frente a lo que perciben como rampante dumping fiscal, ambiental y laboral de lo que se ha dado en llamar Chimérica.

Es decir, la particular economía global que a un lado y otro del Pacífico convierte a China, Estados Unidos o México en un área que disuelve las fronteras (sobre todo para capitales y mercancías). Un nuevo orden mundial bajo el dominio de la economía informática (infocapitalismo) de inversores financieros, con regulaciones nacionales que inexorablemente se van igualando a la baja (sobre todo las salariales).

Como ya he escrito en estas páginas, era muy previsible que en estas circunstancias encontrase respaldo un nacionalismo que hizo la fabulosa promesa de regresar a la ciudad de la infancia, a un mundo previo a la Chimérica que han ido tejiendo las empresas multinacionales. Un mundo en el que no hay ya centro, ni debe haber fronteras, ni barreras. Por eso el regreso a la ciudad de la infancia reclamaba un gigantesco muro material entre EE.UU. y México y otro, comercial, entre EE.UU. y China. Estados Unidos contra Chimérica.

Esto es algo que ya habían anticipado en un visionario ensayo (con el título Imperio, editado por Harvard University Press, 2000) M. Hardt y A. Negri pronosticando que algunos sectores de trabajadores en los países hasta ahora dominantes llegarían a creer que sus intereses están vinculados a su identidad nacional. Como defensa ante los males de la globalización, defensa ante un nuevo Imperio global. Por eso respaldaron el nacionalismo de Donald Trump.

Ahora bien, ¿es posible desandar el camino que en las últimas décadas llevó a Estados Unidos hacia Chimérica? Aún más, ¿es posible que los grandes grupos financieros y empresariales (los enigmáticos mercados en Nueva York, París o Londres) que han ido dejando atrás a los Estados nación, a cambio de un Imperio global, acepten el regreso al pasado? ¿Es posible hacerlo en Washington de la mano de J. P. Morgan, Amazon o Exxon Mobil?

Lo dudo mucho. De entrada porque, como dijo Hillary Clinton hablando de Chimérica, según supimos por los papeles de Wikileaks: «¿Cómo negocias con mano dura con tu banquero?». Pero, sobre todo, porque cuando circula en televisión un relato corrosivo sobre la Casa Blanca como es House of Cards, creo que estamos ante un claro síntoma de que el poder que nos gobierna está ya en otros lugares, no en la Casa Blanca.

Albino Prada

Albino Prada: Doctor en Economía y ensayista.



Articles Par : Albino Prada

Avis de non-responsabilité : Les opinions exprimées dans cet article n'engagent que le ou les auteurs. Le Centre de recherche sur la mondialisation se dégage de toute responsabilité concernant le contenu de cet article et ne sera pas tenu responsable pour des erreurs ou informations incorrectes ou inexactes.

Le Centre de recherche sur la mondialisation (CRM) accorde la permission de reproduire la version intégrale ou des extraits d'articles du site Mondialisation.ca sur des sites de médias alternatifs. La source de l'article, l'adresse url ainsi qu'un hyperlien vers l'article original du CRM doivent être indiqués. Une note de droit d'auteur (copyright) doit également être indiquée.

Pour publier des articles de Mondialisation.ca en format papier ou autre, y compris les sites Internet commerciaux, contactez: [email protected]

Mondialisation.ca contient du matériel protégé par le droit d'auteur, dont le détenteur n'a pas toujours autorisé l’utilisation. Nous mettons ce matériel à la disposition de nos lecteurs en vertu du principe "d'utilisation équitable", dans le but d'améliorer la compréhension des enjeux politiques, économiques et sociaux. Tout le matériel mis en ligne sur ce site est à but non lucratif. Il est mis à la disposition de tous ceux qui s'y intéressent dans le but de faire de la recherche ainsi qu'à des fins éducatives. Si vous désirez utiliser du matériel protégé par le droit d'auteur pour des raisons autres que "l'utilisation équitable", vous devez demander la permission au détenteur du droit d'auteur.

Contact média: [email protected]