La lección de democracia del presidente Hugo Chávez

El presidente Hugo Chávez acaba de dar una lección de democracia a sus detractores otra vez. El 15 de febrero de 2009, por decimoquinta vez en diez años, los venezolanos fueron llamados a las urnas, esa vez para pronunciarse sobre la enmienda constitucional que anulará la limitación de mandatos del presidente, los alcaldes, los diputados y los gobernadores.1 Por decimocuarta vez en un decenio, los electores demostraron su apoyo al líder bolivariano expresándose el 54,86% a favor de la enmienda que permitirá a Chávez presentarse de nuevo en 2012.2

Ningún presidente latinoamericano goza de una legitimidad democrática tan demostrada como la del dirigente venezolano. La participación en el referéndum fue masiva, llegando al 70%. Con respecto al fracaso de diciembre de 2007, cuando la reforma constitucional (69 artículos), mal explicada, fue rechazada por una ínfima minoría de un 50,7%, el gobierno venezolano ganó cerca de dos millones de votos, reforzando su popularidad.3

A pesar de las quejas y las acusaciones de fraude por parte de la oposición, una vez más el escrutinio fue alabado por la comunidad internacional por su transparencia.4 El Grupo de Río, que agrupa a 33 naciones del continente americano, calificó el referendo de «nueva expresión de civismo y se felicit[ó] del ejercicio democrático» de los venezolanos, subrayando al mismo tiempo «la amplia participación política».5 Estados Unidos también saludó un proceso «consecuente con los principios democráticos» y declaró su voluntad de «mantener una relación positiva» con Caracas.6 Frente a todo ello, la oposición no tuvo más remedio que admitir su derrota.7

El presidente Chávez, por su parte, se alegró de la victoria: «Hoy ha ganado la verdad contra la mentira, ganó la constancia de un pueblo», refiriéndose a la campaña mediática de la oposición. «Sale fortalecido el socialismo bolivariano ante el mundo», añadió.8

En efecto, la oposición y los medios occidentales han desarrollado una campaña de desprestigio contra las autoridades venezolanas acusando a Hugo Chávez de querer convertirse en «presidente vitalicio», y se han olvidado de que en democracia es el pueblo quien tiene la última palabra. Desde luego, las multinacionales de la información se guardaron de señalar que en numerosas democracias occidentales la limitación de mandatos no existe. Tampoco consideraron necesario recordar que los venezolanos tienen la posibilidad de revocar a su presidente a medio mandato si su política resulta insatisfactoria, realidad inimaginable en Occidente.

En diez años de poder, Hugo Chávez ha emprendido reformas económicas y sociales espectaculares que han mejorado singularmente el nivel de vida de las categorías más vulnerables de la población, ha dotado de soberanía política y económica a su país, ha infundido un sentimiento de dignidad nacional a sus ciudadanos, ha dado una estatura internacional a Venezuela, cuyo prestigio no deja de crecer en el Tercer Mundo, ha agrupado a una gran parte de las naciones latinoamericanas en torno a la Alternativa Bolivariana para las Américas (ALBA), un proyecto emancipador e integrador, y ha hecho de la solidaridad hacia los más necesitados el principio fundamental de su política exterior. He aquí brevemente las raíces de la popularidad del líder venezolano.9

No obstante, Hugo Chávez tiene que enfrentar al menos cuatro retos mayores todavía: la bajada del precio del petróleo del cual depende la economía venezolana, la tasa de criminalidad, que aunque ha bajado sigue siendo un problema serio, la inflación todavía alta, un nivel de corrupción relativo pero presente en algunas esferas del poder y sobre todo una oposición que se niega a prestarse al juego democrático multiplicando las campañas mediáticas de desinformación cuya eficacia es innegable. Pero el escrutinio del 15 de febrero ilustra la confianza de los venezolanos en su presidente para hacer frente a estos obstáculos y proseguir su política de construcción de una alternativa al neoliberalismo salvaje en la que el ser humano se ubica en el centro del proyecto de sociedad.

Revisado por Caty R.

Notas

1 Artículos 160, 162, 174, 192 et 230 de la Constitución de la República Bolivariana de Venezuela.

2 Casto Ocando, «Chávez gana el referendo», El Nuevo Herald, 15 de febrero de 2009; Agencia Bolivariana de Noticias, «El 15F se impuso la fuerza socialista del pueblo», 19 de febrero de 2009.

3 Pascual Serrano, «Aceptar a Chávez», Público, 18 de febrero de 2009; Maurice Lemoine, «Le Venezuela persiste et signe», Le Monde Diplomatique, 18 de febrero de 2009.

4 EFE, «Rosales atribuye resultados del referendo a la represión», 17 de febrero de 2009; Agencia Bolivariana de Noticias, «Oposición no concreta en Contraloría denuncias mediáticas sobre ventajismo», 17 de febrero de 2009.

5 The Associated Press, «Grupo de Río felicita a Venezuela por referendo», 19 de febrero de 2009.

6 Nestor Ikeda, «Estados Unidos legitima el referendo chavista», The Associated Press, 18 de febrero de 2009.

7 Agence France Presse, «Oposición venezolana admite derrota pero llama a ‘seguir la lucha’», 15 de febrero de 2009.

8 Agencia Bolivariana de Noticias, «Esta victoria es de todos los pueblos de América Latina», 15 de febrero de 2009.

9 Salim Lamrani, «La nueva Venezuela del presidente Hugo Chávez», Le Monde Diplomatique, diciembre de 2008.

Enlace con el original : http://www.mondialisation.ca/index.php?context=va&aid=12454

Salim Lamrani es profesor encargado de cursos en la Universidad Paris Descartes y la Universidad Paris-Est Marne-la-Vallée y periodista francés, especialista de las relaciones entre Cuba y Estados Unidos. Acaba de publicar Doble Moral. Cuba, la Unión Europea y los derechos humanos (Hondarriaba: Editorial Hiru, 2008).

Contacto: [email protected]



Articles Par : Salim Lamrani

A propos :

Docteur ès Etudes Ibériques et Latino-américaines de l’Université Paris IV-Sorbonne, Salim Lamrani est Maître de conférences à l’Université de La Réunion, et journaliste, spécialiste des relations entre Cuba et les Etats-Unis. Son nouvel ouvrage s’intitule Fidel Castro, héros des déshérités, Paris, Editions Estrella, 2016. Préface d’Ignacio Ramonet. Contact : [email protected] ; [email protected] Page Facebook : https://www.facebook.com/SalimLamraniOfficiel

Avis de non-responsabilité : Les opinions exprimées dans cet article n'engagent que le ou les auteurs. Le Centre de recherche sur la mondialisation se dégage de toute responsabilité concernant le contenu de cet article et ne sera pas tenu responsable pour des erreurs ou informations incorrectes ou inexactes.

Le Centre de recherche sur la mondialisation (CRM) accorde la permission de reproduire la version intégrale ou des extraits d'articles du site Mondialisation.ca sur des sites de médias alternatifs. La source de l'article, l'adresse url ainsi qu'un hyperlien vers l'article original du CRM doivent être indiqués. Une note de droit d'auteur (copyright) doit également être indiquée.

Pour publier des articles de Mondialisation.ca en format papier ou autre, y compris les sites Internet commerciaux, contactez: [email protected]

Mondialisation.ca contient du matériel protégé par le droit d'auteur, dont le détenteur n'a pas toujours autorisé l’utilisation. Nous mettons ce matériel à la disposition de nos lecteurs en vertu du principe "d'utilisation équitable", dans le but d'améliorer la compréhension des enjeux politiques, économiques et sociaux. Tout le matériel mis en ligne sur ce site est à but non lucratif. Il est mis à la disposition de tous ceux qui s'y intéressent dans le but de faire de la recherche ainsi qu'à des fins éducatives. Si vous désirez utiliser du matériel protégé par le droit d'auteur pour des raisons autres que "l'utilisation équitable", vous devez demander la permission au détenteur du droit d'auteur.

Contact média: [email protected]