Libia: ¿Washington se prepara para una invasión con la OTAN?

¿Trípoli está siendo empujada hacia una guerra civil para justificar la intervención estadounidense y de la OTAN en Libia, rica en petróleo?

¿Las conversaciones sobre sanciones son el preludio de una intervención como en Irak?

Algo está podrido en la llamada “Jamahiriya” de Libia

No hay duda de que el coronel Muammar Al-Gaddafi (Al-Gadafi) es un dictador. Ha sido dictador y así llamado “qaid” de Libia durante unos 42 años. Sin embargo, parece que las tensiones están encendiendo las llamas y la revuelta esta siendo avivada al interior de Libia. Aquello incluye anteriores declaraciones del Ministro del Relaciones Exteriores británico, William Hague respecto a que el coronel Gaddafi había huido de Libia a Venezuela. [1] Esta declaración sirvió para electrificar la revuelta contra Gadafi y su régimen en Libia.

Aunque los tres tienen en común las dictaduras, la Libia de Gadafi es muy diferente al Túnez de Ben Alí o al Egipto de Mubarak. La dirigencia libia no es lisa y llanamente servil a Estados Unidos y la Unión Europea. A diferencia de los casos de Túnez y Egipto, la relación que existe entre Gadafi, Estados Unidos y la UE es un modus vivendi. En pocas palabras, Gadafi es un dictador árabe independiente y no un “dictador manejado” como Ben Ali y Mubarak.

En Túnez y Egipto prevalece el status quo, la maquinaria militar y el neoliberalismo se mantienen intactos, lo que obra en favor de los intereses de los Estados Unidos y la Unión Europea. En Libia, sin embargo, alterar el orden establecido es un objetivo de Estados Unidos y la UE.

Estados Unidos y la UE ahora tratarán de capitalizar en la revuelta contra Gadafi y su dictadura con la esperanza de obtener una posición mucho más fuerte que nunca en Libia. También están siendo introducidas armas en Libia desde las fronteras del sur para promover la rebelión. La desestabilización de Libia también tendría importantes implicaciones para África del Norte, África Occidental, y las reservas globales de energía.

  

El Coronel Gadafi, un Breve Resumen

El ascenso de Gadafi al poder comenzó cuando era un teniente libio dentro de un grupo de oficiales militares que llevaron a cabo un golpe de Estado. El golpe de 1969 fue contra la joven monarquía libia del rey Idris al-Sanusi. La monarquía Libia era vista como condescendiente a los intereses estadounidenses y europeos occidentales.

A pesar de que carece de cualquier cargo oficial de Estado o gobierno, Gadafi ha nutrido y arraigado profundamente una cultura política de amiguismo, corrupción y privilegio en Libia desde el golpe de 1969. A esto se suma el telón de fondo del “culto a la personalidad” que también ha instaurado en Libia.

Gadafi ha hecho todo lo posible para presentarse como un héroe para las masas, especialmente para los árabes y los africanos. Sus aventuras militares en Chad, están también vinculadas a dejar su huella en la historia con la creación de un Estado cliente, repartiéndose el Chad. El llamado “Libro Verde” de Gadafi ha sido interpretado con fuerza y venerado como una gran hazaña en el pensamiento y la filosofía política. Numerosos intelectuales se han visto obligados o sobornados a alabarlo.

Con los años, el coronel Gadafi ha tratado de cultivar una figura romántica de sí mismo como hombre sencillo del pueblo. Esto incluye pretender vivir en una tienda de campaña. Él ha hecho todo para destacarse. Su reprimenda a dictadores árabes, como el Rey Abdullah de Arabia Saudita, en reuniones de la Liga Árabe han sido noticia y han sido bien acogidas por muchos árabes. Mientras que en las visitas de estado deliberadamente se rodea de un séquito de guardias del cuerpo femenino con la intención de conseguir favores de los jefes de turno. Además, también se ha presentado a sí mismo como imán o líder de los musulmanes y un hombre de Dios, dando conferencias sobre el Islam dentro y fuera de Libia.

Libia está dirigida por un gobierno bajo los edictos de Gadafi. El miedo y el clientelismo han sido claves para mantener así llamado “orden” dentro de Libia entre funcionarios y ciudadanos. Libios y extranjeros han sido asesinados y desaparecidos durante más de cuatro décadas. El caso del libanés Musa Al-Sadr, fundador del Movimiento Amal, es uno de los más famosos de estos casos y siempre ha sido un obstáculo para las relaciones entre Líbano y Libia. Gadafi ha tenido un efecto muy negativo en la creación y acondicionamiento de una jerarquía completa de funcionarios corruptos en Trípoli. Cada uno vela por sus propios intereses a costa del pueblo libio.

Fracciones y Tensiones dentro de la Jerarquía del Régimen de Gadfi

Debido a la naturaleza del régimen de Gadafi en Trípoli, existen montones de tensiones internas en Libia y en la estructura del régimen mismo. Uno de estos conjuntos de tensiones se desarrolla entre Saif Al-Islam Gadafi, y el círculo de ministros de edad avanzada de su padre. Los ministros de Libia se dividen generalmente entre los que se reúnen alrededor de Saif Al-Islam y los que forman parte de la “vieja guardia”.

Incluso hay tensiones entre Gadafi y sus hijos. En 1999, Mutassim Al-Gadafi trató de derrocar a su padre, mientras el coronel Gadafi estaba fuera de Libia. Mutassim Gadafi mantiene una cartera en el gabinete de Libia como consejero de seguridad nacional. También es famoso y conocido entre los libios por ser un playboy que ha pasado gran parte de su tiempo en Europa y en el extranjero. También está Khames Gadafi que dirige su propia milicia de matones, conocida como milicia Khames. Siempre ha sido considerado como el probable candidato a la sucesión también contra sus otros hermanos.

Siempre ha habido temores en Libia sobre la cuestión de la sucesión del coronel Gadafi. Con los años, Gadafi ha purgado a fondo Libia de cualquier forma de oposición organizada que le impidiera a él o cualquier otra persona, fuera de su familia, acumular el poder suficiente para desafiar su autoridad.

El Problema de la Lealtad y la Deserción en Libia

En este punto, sin embargo, hay que preguntarse quién es la “oposición” en Libia. La oposición no es un cuerpo monolítico. El denominador común es la oposición al dominio de Gadafi y su familia. Hay que señalar que “las acciones de oposición o resistencia contra un opresor” y un “movimiento de oposición” son también dos cosas diferentes. En su mayor medida, la gente común y loa funcionarios corruptos libios, que albergan odio profundo hacia Gadafi y su familia, ahora están en el mismo campo, pero existen diferencias.

Existe una forma auténtica de oposición, que no está organizada, y una forma sistemática de oposición, que puede ser dirigida externamente o por figuras dentro del mismo régimen libio. La auténtica oposición interna de la gente de Libia no está organizada y “las acciones de oposición” de la gente han sido espontáneas. Sin embargo, la oposición y la rebelión se han animado y le piden que abandone Libia a través de redes sociales, estaciones internacionales de noticias, y eventos en el resto del mundo árabe.[2]

Los dirigentes de la oposición interna que están emergiendo en Libia emergen del propio régimen. Los funcionarios corruptos que se han rebelado contra Gadafi no son los campeones del pueblo. Estas figuras de oposición no se oponen a la tiranía; se oponen al dominio del coronel Gadafi y su familia. Aref Sharif y Al-Yunis son figuras del mismo régimen libio.

Hay considerar también que algunos funcionarios libios que se han vuelto contra Gadafi lo hacen para salvarse ellos mismo, mientras otros en el futuro trabajarán para mantener o fortalecer sus posiciones. Abdel Moneim Al-Honi, el enviado de Libia a la Liga Árabe en El Cairo, puede considerarse un ejemplo. Al-Honi denunció a Gadafi, pero debe tenerse en cuenta que él fue uno de los miembros del grupo de oficiales libios que ejecutó el golpe de Estado en 1969 con Gadafi y que más tarde en 1975, el mismo trató de tomar el poder en un golpe de estado fallido. Después del fallido golpe de Estado, huiría de Libia y regresaría sólo en 1990 después de que Gadafi lo perdonara.

Al-Honi no es el único diplomático libio que renunció. El embajador de Libia en la India también lo ha hecho. Existe la intención por parte de estos funcionarios de ser miembros de la estructura de poder en Libia después de la expulsión de Gadafi:

Embajador de Libia a la India, Ali al-Essawi dijo a la BBC que renunciaba, oponiéndose a la violenta represión de su gobierno contra los manifestantes.

El Sr. Al-Essawi fue informado de que podría ser Ministro en Trípoli y una figura importante en un gobierno alternativo, en caso de que el presidente libio Muammar Gadafi fuese derrocado.

El segundo diplomático libio puesto en el cargo fue el Representante Permanente de Trípoli en la Liga Árabe, Abdel Moneim al-Honi, quien dijo en El Cairo que había dejado su trabajo para “unirse a la revolución” en su país.

“He presentado mi renuncia en protesta contra los actos de represión y violencia contra los manifestantes, y me uno a las filas de la revolución,” dijo el Sr. Al-Honi. El Segundo Secretario Hussein Sadiq al Musrati, anunció su dimisión ee China, en una entrevista con Al-Jazeera, y pidió al Ejército que interviniera en el levantamiento. [3]

Una vez más, estos funcionarios revolucionarios, como Al-Sharif y Yunis, están dentro del régimen. No son sólo los diplomáticos, son ex ministros. También existe la posibilidad de que este tipo de “figuras de la oposición” puedan tener o puedan hacer arreglos con las potencias extranjeras.

Fuerzas Externas que Juegan en Libia

Los gobiernos de los Estados Unidos, Gran Bretaña, Francia, Alemania e Italia, todos sabían muy bien que Gadafi era un déspota, pero esto no impidió que hicieran lucrativos negocios con Trípoli. Cuando los medios de comunicación cubren la violencia en Libia, también deben preguntarse, ¿de dónde provienen las armas utilizadas? Las ventas de armas que Estados Unidos y la UE han hecho a Libia deben ser examinadas minuciosamente. ¿Eso fue parte de sus programas de promoción de la democracia?

Desde el acercamiento entre Estados Unidos y Libia, las fuerzas militares de ambos países se han acercado. Libia y Estados Unidos han realizado operaciones militares y desde el acercamiento Trípoli ha estado muy interesada en la compra de equipo militar estadounidense. [4] En 2009, un portavoz del Pentágono, el teniente coronel Hibner, afirmó mejor esta relación: “[Estados Unidos] examinará las solicitudes de Libia para equipos de defensa que permitirán a [Libia] desarrollar capacidades en áreas que sirven a nuestro mutuo interés [o intereses sincronizados de Estados Unidos y Libia].” [5] El calificador aquí son los intereses estadounidenses, lo que significa que el Pentágono sólo armaría a Libia sobre la base de los intereses estadounidenses.

En lo que parece haber sucedido de la noche a la mañana, todo un nuevo arsenal de hardware militar estadounidense ha aparecido en Libia. Aviones F-16 de fabricación estadounidense, helicópteros Apache, y vehículos de tierra están siendo utilizados en el interior de Libia por Gadafi. [6]

Esta es una revelación sorprendente, si se corroborase. No hay registros públicos sobre algunos de estos equipos militares estadounidenses en el arsenal de los militares libios. En cuanto a los F-16, los aviones de Libia son tradicionalmente Mirage de fabricación francesa y aviones MiG de fabricación rusa.

Silvio Berlusconi y el gobierno italiano también han sido firmes defensores del régimen de Gadafi. Hay información saliendo de Libia respecto a que pilotos italianos también están siendo utilizados por la Fuerza Aérea Libia. [7] Los mercenarios de Chad, Sudán, Níger y Nigeria también están siendo utilizados. Esto se ha verificado a través de pruebas de vídeo saliendo de Libia. El régimen libio también está considerando la contratación de empresas de seguridad estadounidenses o europeas (mercenarios).

La Política de Al Jazeera

El gobierno libio ha cerrado las líneas de Internet y teléfonos y está en marcha una guerra de información. Aunque es una de las cadenas de noticias más profesionales en el mundo, thay que tener presente que Al Jazeera no es un actor neutral. Está subordinada al Emir de Qatar y al gobierno de Qatar, que también es una autocracia. Al escoger y seleccionar lo que se informe, la cobertura de Al Jazeera sobre Libia es sesgada. Aquello es evidente cuando uno se estudia la cobertura de Al Jazeera sobre Bahrein, que ha sido restringida debido a los lazos políticos entre los líderes de Bahrein y Qatar.

Los informes de Al Jazeera sobre aviones libios disparando sobre los manifestantes en Trípoli y las principales ciudades no son verificables y son cuestionables. [9] Los reportes de que aviones libios han disparado al pueblo, no fueron verificados. No se mostró evidencia visual alguna de los ataques de aviones, mientras que confirmación visual sobre otros eventos han estado saliendo de Libia.

Al Jazeera no es el único en presentar informes cesgados sobre Libia. Los medios de comunicación sauditas también están ensalzando los eventos en Libia. Asharq Al-Awsat es un periódico de propiedad saudí que está estrictamente alineado con los intereses estadounidenses en el Medio Oriente y Africa del Norte (MENA).

Su editor en jefe está publicando ahora editoriales glorificando a la Liga Árabe por su decisión de suspender a Libia, debido al uso de la fuerza en Trípoli contra los manifestantes libios – ¿por qué esas medidas no se tomaron en Egipto, Túnez, Bahrein, o Yemen? Dentro y fuera del mundo árabe, los medios de comunicación están creando las condiciones para algún tipo de intervención en Libia.

El Papel de los Intereses Extranjeros en Libia

Gadafi y sus hijos han manejado Libia como una finca privada. Han despilfarrado su riqueza y recursos naturales. Se sabe que uno de los hijos de Gaddafi había pagado a la cantante estadounidense Beyoncé más de un millón de dólares estadounidenses por un concierto privado. [10] Las corporaciones extranjeras también juegan un papel en esta historia.

Las posiciones y acciones de las corporaciones extranjeras, estadounidenses y de la Unión Europea en lo que respecta a Libia no deben ser ignoradas.

Cuestionar el papel de los gobiernos y corporaciones extranjeras en Libia es muy importante. Los gobiernos de Italia y Estados Unidos deben ser interrogados sobre el papel que juegan en Libia los pilotos de nacionalidad italiana y el armamento recientemente comprado a Estados Unidos.

Está muy claro que la democracia sólo se utiliza como pretexto conveniente contra los dictadores y los gobiernos que no se inclinan y sirven a los intereses de Estados Unidos y la UE. Todo lo que uno tiene que hacer es mirar la forma en que Mutassim Gadafi fue recibido con los brazos abiertos en Washington el 21 de abril de 2009 por Hillary Clinton y la administración de Obama. Tras su reunión, la Secretaria Clinton dijo públicamente:

Estoy muy contenta de dar la bienvenida al Ministro Gadafi en el Departamento de Estado. Valoramos profundamente la relación entre Estados Unidos y Libia. Tenemos muchas oportunidades para profundizar y ampliar nuestra cooperación y estoy muy ilusionada con la construcción de esta relación. El Sr. Ministro es bienvenido aquí. [11]

Lo que Estadis Unidos y la UE quieren es maximizar su ganancia en Libia. La guerra civil parece ser lo que Bruselas y Washington tienen en mente.

 

La Balcanización de Libia y el Impulso a la Guerra Civil

El hijo de Gaddafi, Saif Al-Islam ha hecho declaraciones en la televisión libia sobre organizaciones Talibanes que intentan tomar Libia. Nada más lejos de la verdad. También ha advertido de fatalidades y guerra civil. Esto es parte de los esfuerzos de la familia Gadafi para retener el poder en Libia, pero se está desarrollando el camino hacia la guerra civil en Libia.

Dentro de los miembros de alto rango del ejército, Mahdi Al-Arab, el jefe adjunto del Estado Mayor de Libia, se dice que ha renunciado a Gadafi. [12] Al-Arab, sin embargo, ha modificado su posición diciendo que no quiere ver a Libia en una espiral de guerra civil que permita la intervención y tutela extranjera. [13] Esta es la razón por la que Al-Arab ha impedido a la gente de su ciudad, Zawarah, unirse a la revuelta y acudir a las inmediaciones de Trípoli. [14]

El impulso hacia la guerra civil en Libia es alimentado por dos factores. Uno de ellos es la naturaleza del régimen de Gadafi. El otro es un deseo externo de dividir y debilitar a Libia.

Gadafi siempre ha obrado para mantener a los libios divididos. Durante años han habido temores de que los hijos de Gadafi comenzarían una guerra civil entre sí o que algunos otros funcionarios de alto rango podrían tratar de luchar por el poder una vez que Gadafi se fuese.

La guerra civil sobre la base de la etnicidad, el regionalismo, o el tribalismo no es una gran amenaza. Tribus y regiones podrían ser cooptadas o aliadas, pero la gente que pudiera provocar una guerra civil son las personalidades del régimen. Las amenazas de guerra civil surgen de las rivalidades entre los propios funcionarios del régimen. Sin embargo, debe entenderse que estas rivalidades son deliberadas y alientan a dividir Libia.

Las llamas de la revuelta se avivaron en el interior de Libia. El caos en el mundo árabe ha sido visto como beneficioso en muchos círculos estratégicos en Washington, Tel Aviv, Londres y la sede de la OTAN. Si Libia cae en un estado de guerra civil o se balcaniza, esto beneficiará a Estados Unidos y a la UE a largo plazo y tendrá serias consecuencias geopolíticas.

Todos los estados vecinos del norte de África se desestabilizarían por los acontecimientos en Libia. África Occidental y África Central también se desestabilizarían. Los límites tribales entre Libia y Chad se extienden a países como Níger, Argelia y Sudán. El caos en Libia también tendría un efecto significativo en Europa y la energía global. Los eventos en Libia ya están siendo utilizados para validar la unidad para controlar el Círculo Polar Ártico y sus recursos energéticos. [15]

¿Cuál será el Fin de Gaddafi?

Es muy probable que Gadafi no tenga la misma suerte en la salida del poder que Ben Alí en Túnez y Mubarak en Egipto. Encontrar refugio para Gadafi no será fácil. En general, Gadafi es considerado como una carga por otros gobiernos. Arabia Saudita, que puede ser vista como un refugio para los dictadores árabes, probablemente no dará refugio a Gadafi. Libia y Arabia Saudita tienen malas relaciones.

Él también es buscado por la investigación en el Líbano. En general, la relación de Gadafi con los líderes petro-jeques árabes en el Golfo Pérsico es tensa y negativa. No se le concederá refugio en cualquier parte del Golfo Pérsico.

En general, los gobiernos árabes también tienen miedo de recibirlo. En sus esfuerzos por presentarse como defensor del pueblo, ha insultado a muchos de sus colegas dictadores árabes. Hay algo que decir, sin embargo, las declaraciones de Gadafi en reuniones de la Liga Árabe sobre Palestina e Irak son mucho más populares y sinceras que las del resto de los dictadores árabes.

Es altamente improbable que cualquier país de América Latina, Europa, o ex-soviético le dé refugio. Un país en el África sub-Sahariana es el lugar más probable en el que Gaddafi podría buscar refugio.

Sus opciones son limitadas y está decidido a mantenerse en el poder. La Guerra Civil parece avecinarse en el horizonte. Es muy poco probable que abandone Libia con toda tranquilidad y Estados Unidos y sus aliados no tienen ninguna duda en examinar este escenario. El 23 y el 24 de febrero de 2010, se reunió con los líderes de las tres principales tribus de Libia (Werfala, Tarhouna y Wershfana), para asegurar su apoyo. [16] Su propia tribu, Qaddafa lo apoya y parece que las tribus Madarha y Awlad Slieman también lo apoyan.[17]

Amenazas de Intervención y Control de la OTAN sobre Libia

Libia ha estado en la mira del Pentágono desde hace años. De acuerdo con Wesley Clark, el general retirado que fue comandante militar supremo de la OTAN, Libia estaba en una lista del Pentágono de naciones a ser invadidas después de controlados los talibanes de Afganistán. La lista incluye a Irak, Somalia, Sudán, Líbano, Siria, e Irán por último. En las propias palabras de Clark:

Así que volví a verlo [un oficial militar de alto rango en el Pentágono] unas semanas más tarde, y en el tiempo que estuvimos bombardeando en Afganistán., le dije: “¿Todavía vamos a ir a la guerra con Irak?” Y él dijo: “Oh, peor que eso.” Se acercó a su escritorio. Cogió un trozo de papel. Y dijo: “Acabo de recibir esto desde arriba” – es decir, la oficina del Secretario de Defensa – “. “Hoy” Y dijo: “Esta es una nota que describe la forma en que vamos a tomar siete países en cinco años, empezando por Irak, y luego Siria, Líbano, Libia, Somalia, Sudán y, terminando, Irán.”  [18]

De una forma u otra a todas las naciones en la lista han sido atacadas directa o indirectamente, y todos ellas, excepto Siria e Irán, han sucumbido a Estados Unidos y sus aliados. Una vez más, las únicas excepciones son Irán y su aliado Siria. En el Líbano, Estados Unidos ha logrado avances parciales, pero ahora está retrocediendo con la caída de la coalición de los 14 dirigida por Hariri.

Libia inició negociaciones secretas con Washington en 2001 que se materializaron en un acercamiento formal después de la caída de Bagdad en manos de las tropas británicas y estadounidenses en 2003. Sin embargo, Estados Unidos y sus aliados siempre han querido expandir su influencia sobre el sector energético de Libia y la gran riqueza de Libia. Una guerra civil proporciona la mejor pantalla para ello.

Libios: el Pretexto es la Intervención Humanitaria

El pueblo libio debe estar con la guardia alta. Está claro que Estados Unidos y la UE apoyan ambos bandos. Estados Unidos y la UE no son aliados del pueblo del mundo árabe.

En este sentido, Estados Unidos apoya a Gadafi en terreno a través de equipos militares, mientras también apoya la “oposición.” Si asi llamados gobiernos occidentales se tomaran en serio la democracia, hubieran cortado sus vínculos comerciales con Libia, concretamente en el sector de la energía, antes de 2011.

Tanto Washington como los poderes de Bruselas podrían cooptar las fuerzas de oposición. Ellos han apoyado a Gadafi, pero no lo controlaron a él o a su régimen como controlaban a Ben Alí en Túnez y a Mubarak en Egipto. Libia tiene una historia muy diferente. Los objetivos de Washington y Bruselas buscan reforzar su control sobre Libia a través de un cambio de régimen o la guerra civil.

“Las acciones de la oposición a Gadafi” son fuertes, pero no existe un “movimiento de oposición” fuerte y organizado. Los dos son diferentes. Tampoco se garantiza la democracia, debido a la naturaleza de la coalición opositora a Gaddafi, que comprende funcionarios corruptos del régimen.

Ahora se habla de una “intervención humanitaria” en Libia, al igual que en Yugoslavia e Irak. Se ha hablado de “zona de exclusión aérea” en Libia, al igual que dela intervención militar de la OTAN. Los objetivos detrás de estas declaraciones no son humanitarios; están destinados a justificar la injerencia extranjera, que podría dar lugar a una invasión. Si esto llegase a buen término, Libia se convertiría en un país ocupado. Sus recursos serán saqueados y sus activos privatizados y controlados por empresas extranjeras como en el caso de Irak.

Hoy en día, en Libia y el mundo árabe los fantasmas de Omar Mukhtar y Saladino están todavía muy vivos y activos. Deshacerse de Gadafi y sus hijos en no es la solución por si sola. Todo el sistema corrupto de gobierno en Libia y la cultura de la corrupción política deben ser desmantelados. Al mismo tiempo, sin embargo, no debe permitirse que eche raíces en Libia la injerencia o la dominación extranjera. Si el pueblo libio se moviliza y se pone firme, puede luchar contra esos sistemas.

Mahdi Darius Nazemroaya es especializa en el Medio Oriente y Asia Central. Es Investigador Asociado del Centre for Research on Globalization (CRG).
Artículo original publicado el 25 de febrero de 2011.
Texto original: Libya: Is Washington Pushing for Civil War to Justify a US-NATO Military Intervention?

NOTAS

[1] “UK Hague: some information that Qaddafi on way to Venezuela,” Reuters, February 21, 2011.
[2] One is taken back by the proliferation of pre-1969 coup Libyan flags. Where did all these flags come from?
[3] “3 Libyan Diplomats resign,” The Hindu, February 22, 2011.
[4] James Wolf, “U.S. eyes arms sales to Libya,” Reuters, March 6, 2009.
[5] Ibid.
[6] Information from sources in Libya; not publicly confirmed yet.
[7] Ibid.
[8] Ibid.
[9] Ibid.; I have been given two explanations for this. The first explanation is that government agents from Libya have been disseminating misinformation to Al Jazeera. This includes reports made to Al Jazeera that jets have been attacking civilians in the streets. Gaddafi has used this to try to discredit Al Jazeera internally in Libya by pointing out to the Libyan people that no jet attacks have occurred and that Al Jazeera is broadcasting misinformation. The second explanation is that Al Jazeera is simply spreading misinformation. Whatever the case, both explanations agree no Libyan jets have attacked protesters yet.
[10] Marine Hyde, “Beyoncé and the $2m gig for Colonel Gaddafi’s son,” The Guardian (U.K.), January 8, 2010; it was Mutassim and not Hannibal Gaddafi that the music concert was for (the article is wrong). The article is not authoritative and has been cited to illustrate that these types of escapades are even vaguely known by the mainstream press in Britain and Western Europe.
[11] U.S. State Department, “Remarks With Libyan National Security Adviser Dr. Mutassim Qadhafi Before Their Meeting,” April 21, 2009: <http://www.state.gov/secretary/rm/2009a/04/121993.htm>.
[12] Information from sources in Libya; not publicly confirmed yet.
[13] Ibid.
[14] Ibid.
[15] David Ljunggren, “Libya turmoil puts focus on Arctic oil: Greenland,” ed. Robert Wilson, Reuters, February 23, 2011.
[16] Information from sources in Libya; not publicly confirmed yet. I have been told that Qaddafi promised the tribes reform and that he would step down in about one year in time. I was also informed that he claimed that none of his sons would control Libya either.
[17] Ibid.
[18] General (retired) Wesley Clark, “92 Street Y Exclusive Live Interview,” interview by Amy Goodman, Democracy Now, March 2, 2007.



Articles Par : Mahdi Darius Nazemroaya

A propos :

An award-winning author and geopolitical analyst, Mahdi Darius Nazemroaya is the author of The Globalization of NATO (Clarity Press) and a forthcoming book The War on Libya and the Re-Colonization of Africa. He has also contributed to several other books ranging from cultural critique to international relations. He is a Sociologist and Research Associate at the Centre for Research on Globalization (CRG), a contributor at the Strategic Culture Foundation (SCF), Moscow, and a member of the Scientific Committee of Geopolitica, Italy.

Avis de non-responsabilité : Les opinions exprimées dans cet article n'engagent que le ou les auteurs. Le Centre de recherche sur la mondialisation se dégage de toute responsabilité concernant le contenu de cet article et ne sera pas tenu responsable pour des erreurs ou informations incorrectes ou inexactes.

Le Centre de recherche sur la mondialisation (CRM) accorde la permission de reproduire la version intégrale ou des extraits d'articles du site Mondialisation.ca sur des sites de médias alternatifs. La source de l'article, l'adresse url ainsi qu'un hyperlien vers l'article original du CRM doivent être indiqués. Une note de droit d'auteur (copyright) doit également être indiquée.

Pour publier des articles de Mondialisation.ca en format papier ou autre, y compris les sites Internet commerciaux, contactez: [email protected]

Mondialisation.ca contient du matériel protégé par le droit d'auteur, dont le détenteur n'a pas toujours autorisé l’utilisation. Nous mettons ce matériel à la disposition de nos lecteurs en vertu du principe "d'utilisation équitable", dans le but d'améliorer la compréhension des enjeux politiques, économiques et sociaux. Tout le matériel mis en ligne sur ce site est à but non lucratif. Il est mis à la disposition de tous ceux qui s'y intéressent dans le but de faire de la recherche ainsi qu'à des fins éducatives. Si vous désirez utiliser du matériel protégé par le droit d'auteur pour des raisons autres que "l'utilisation équitable", vous devez demander la permission au détenteur du droit d'auteur.

Contact média: [email protected]